Energía Solar Fotovoltaica

Una planta de energía solar fotovoltaica aprovecha la energía de los rayos solares para generar electricidad, mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos. Los paneles solares están formados por metales sensibles a la luz, principalmente finas láminas de silicio monocristalino, policristalino y amorfo, que desprenden electrones cuando los fotones inciden sobre ellos, produciendo energía eléctrica de corriente continua.

La electricidad producida puede ser autoconsumida y almacenada en baterías o bien vendida a la red eléctrica.

La producción de energía solar fotovoltaica cuenta con innumerables ventajas, medioambientales, de imagen y de ahorro económico entre las que destacamos:

  • El sol es una fuente de energía gratuita e inagotable.
  • No contamina, no produce emisiones de CO2 u otros gases
  • Elevada versatilidad al poderse instalar en numerosos espacios y lugares.
  • La tecnología fotovoltaica está muy probada y contrastada.
  • Reducidos costes de mantenimiento.
  • Mejora la imagen corporativa del inversor al generar energía no contaminante
  • No contamina, no produce emisiones de CO2 u otros gases.